Poroue amo ser medico image

Porque amo ser medico

Porque dormir más es vivir menos. Porque vaya a donde vaya, solo veo virus, bacterias y parásitos (que NO son lo mismo...) Porque he aprendido a mirar a las personas de otra manera. Porque tengo un plus por responsable. Porque soy masoquista y me gusta que los enfermos y sus familiares me falten al respeto. Porque me gusta desayunar cuando los demás comen, comer cuando cenan y cenar mientras duermen. Porque puedo comer hasta lo impensable y no me hará daño. .

La medicina Gineco-obstetrica

La medicina, es la ciencia de la humanidad. Los médicos no somos dioses, sólo somos herramientas de Dios. Si ser médico es entregar la vida a la misión elegida. Si ser médico es no cansarse nunca de estudiar y tener todos los días la humildad de aprender la nueva lección de cada día. Si ser médico es hacer de la ambición, nobleza; del interés, generosidad del tiempo, destiempo; y de la ciencia, servicio al hombre que es el hijo de Dios. Si ser médico es amor, infinito amor a nuestro semejante, entonces ser médico es "la divina ilusión de que el dolor, sea goce; la enfermedad, salud; y la muerte, vida" Fragmento extraído del libro: "Vida Espiritual del Médico" Autor: Gregorio Marañón.!

Slide #3 image

Virus Papiloma Humano

El VPH se transmite de persona a persona mediante las relaciones sexuales y el riesgo de infección aumenta si la actividad sexual comienza a edades tempranas, la mujer tiene muchos compañeros sexuales, o mantiene relaciones con un hombre que ha tenido muchas parejas, y mantiene una relación sexual con un hombre que tiene verrugas en el pene, aumentando la incidencia de Cancer de Cuello uterino.

NextPrev

Obstetricia

La Obstetricia (del latín obstare «estar a la espera») es una rama de las Ciencias de la salud que se ocupa del embarazo, parto y puerperio, comprendiendo también los aspectos psicológicos y sociales de la maternidad. Los profesionales de la salud especializados en atender los partos normales se llaman, dependiendo del país, matrona/matrón u obstetriz/obstetra.(TOMADO DE WIKIPEDIA)

Dr. Frank  Atacho Rojas

Free counter and web stats

POROUE NO SALE EMBARAZADA?

SERA OUE ES UNFERTIL?

¿Qué es la infertilidad?
La infertilidad es la incapacidad de una pareja sexualmente activa que no está usando anticonceptivos de lograr un embarazo tras intentarlo durante un año.
Para que se produzca un embarazo, deben suceder varias cosas:

  • Se debe desarrollar un óvulo en uno de los ovarios de la mujer.
  • El ovario debe liberar un óvulo mensualmente (ovulación). El óvulo luego debe ser recogido por una de las trompas de Falopio.
  • Un espermatozoide del hombre debe trasladarse a través del útero a las trompas de Falopio para unirse al óvulo y fertilizarlo.
  • El óvulo fecundado debe trasladarse a través de las trompas de Falopio y adherirse (implantarse) al recubrimiento del útero.

Si alguno de estos acontecimientos no sucede o se interrumpe, se producirá la infertilidad.
Aproximadamente de 35 a 40 por ciento de los casos de infertilidad se deben a infertilidad femenina, pero un número similar de casos se deben a infertilidad masculina. Por lo tanto, antes de hacerse muchas pruebas y tratamientos, su pareja debe hacerse un análisis de semen para asegurarse de que su semen es normal. Incluso si es anormal, hay muchos tratamientos disponibles.
¿Sabía usted?
Aproximadamente 40 por ciento de los casos de infertilidad se deben a infertilidad masculina: problemas con la producción o la calidad de espermatozoides.
¿Qué causa la infertilidad femenina?
Aproximadamente 25 por ciento de las mujeres con infertilidad ovulan poco o nunca. Estas mujeres suelen tener periodos irregulares o no tenerlos en absoluto. La ovulación se puede alterar debido a cambios en la forma en que la glándula pituitaria (una glándula en la base del cerebro) libera ciertas hormonas. Estas hormonas, la hormona luteinizante (HL) y hormona folículo-estimulante (HFS), envían una señal al óvulo para que se desarrolle y el ovario lo libere.
Preguntas que debe hacerle a su médico

  • Si mi pareja es infértil, ¿qué tratamientos hay a su disposición?
  • ¿Qué pruebas necesito para averiguar la causa de mi infertilidad?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para mí? ¿Qué tan exitosos son estos tratamientos?
  • ¿Cuánto cuesta el tratamiento? ¿El seguro cubre los tratamientos para la infertilidad?
  • ¿Debo consultar con un especialista como un endocrinólogo especializado en reproducción?

Entre los problemas que interfieren con la liberación normal de la HL y HFS están

  • lesiones en el hipotálamo (parte del cerebro que funciona con la glándula pituitaria)
  • tumores pituitarios
  • tener un peso demasiado bajo o alto
  • hacer demasiado ejercicio
  • estrés extremo

Otros trastornos hormonales que interfieren con la ovulación o afectan la fertilidad son

  • síndrome de ovario poliquístico (SOP)
  • hipertiroidismo o hipotiroidismo
  • diabetes
  • menopausia precoz
  • a veces, el síndrome de Cushing (un trastorno que causa un nivel muy alto de cortisol, a veces llamado "la hormona del estrés")

La capacidad de salir embarazada también puede verse afectada por su edad, ya que el número y la calidad de los óvulos disminuye gradualmente desde aproximadamente los 35 años. Otros factores incluyen

  • problemas del tracto reproductivo, como trompas bloqueadas o dañadas, tejido cicatrizal en el revestimiento uterino, pólipos o fibromas en el útero y endometriosis
  • enfermedades de trasmisión sexual, como clamidia y gonorrea, que pueden causar bloqueos de las trompas
  • fumar, tomar bebidas alcohólicas o usar drogas como cocaína y marihuana
  • ciertos medicamentos como los antidepresivos, tranquilizantes, antagonistas del calcio, estupefacientes y medicamentos anti cancerígenos
  • afecciones médicas crónicas como enfermedad renal, enfermedad hepática, enfermedad de células falciformes, VIH/SIDA y hepatitis B o C

¿Cómo se diagnostica la infertilidad?
Su médico comenzará con una historia clínica sobre su ciclo menstrual, enfermedades pasadas, enfermedades de trasmisión sexual, cirugías y cualquier medicamento que esté tomando.
El siguiente paso es normalmente un examen pélvico para asegurarse de que su tracto reproductivo (vagina, útero y ovarios) es normal y análisis de sangre para medir sus niveles hormonales. Además, tomará la historia médica de su pareja y le hará un análisis de semen. Según los resultados de estas pruebas, es posible que su médico les haga más pruebas, entre ellas una para cerciorarse de que las trompas de Falopio de la mujer no están bloqueadas.
¿Cuál es el tratamiento para la infertilidad?
El tratamiento para la infertilidad depende de la causa y su edad. Hay dos categorías principales: una contribuye a la fertilidad con medicamentos o cirugía, y la otra usa técnicas de reproducción asistida.
Los medicamentos para fertilidad(clomifeno, en pastillas, e inyecciones de la hormona HFS y HL) son el principal tratamiento para las mujeres con trastornos de ovulación. Es posible que las mujeres sin una causa clara de infertilidad también usen estos fármacos. A veces los médicos combinan el tratamiento farmacológico con la inseminación intrauterina (IIU), en la que se liberan espermatozoides en el útero con un catéter (un tubo flexible y delgado) que se inserta en la vagina. La IIU se realiza al momento de la ovulación.
La cirugía puede ayudar a las mujeres con fibromas, pólipos uterinos, tejido cicatrizal o endometriosis. La cirugía también puede ser una opción para algunas mujeres con bloqueo de trompas, según su edad y el tipo de bloqueo. Debe tener en cuenta que la cirugía para desbloquear las trompas de Falopio puede aumentar el riesgo de embarazo ectópico (tubárico).

La tecnología de reproducción asistida utiliza técnicas como mezclar esperma con un óvulo fuera del cuerpo (fertilización in vitro o FIV) o inyectar un solo espermatozoide en un óvulo y transferir el embrión resultante al útero. Algunas mujeres a quienes les quedan muy pocos óvulos en los ovarios optan por la FIV utilizando el óvulo de una donante.

LAS INFECCIONES QUE DEBERÍAN PREOCUPARNOS
Las diez enfermedades contagiosas que causan más muertes (y no está el ébola)
Sí, el virus del Ébola es especialmente letal, pero ni es tan contagioso ni causa tantas muertes en términos absolutos como otras enfermedades

Aunque no conviene trivializar la peligrosidad del brote de ébola que está sufriendo África Occidental, y que desde hace unas semanas acapara todas las portadas de los medios, es necesario hacer un esfuerzo por relativizar su impacto. Sí, el virus del Ébola es especialmente letal, pues acaba con la vida de más de la mitad de las personas infectadas, pero ni es tan contagioso ni causa tantas muertes en términos absolutos.  
El actual brote del ébola ha acabado con la vida de 932 personas, según el último dato aportado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde que estallara en marzo de este año, pero hay que recordar que, en sólo un año, y sólo en África subsahariana, mueren más de un millón de personas por el sida, otras tantas por bronquitis o neumonía y más de medio millón por una simple diarrea.

 

Estos son, según datos de la OMS [puede descargarlos aquí], las enfermedades infecciosas que más muertes causan en todo el mundo y que, quizás, deberían preocuparnos más que el ébola.
1. Infecciones respiratorias de vías bajas


Rayos X de tórax donde se evidencia neumonía. (Joseaperez/Wikicommons)
Las infecciones respiratorias que afectan a la tráquea, los bronquios y los pulmones (el tracto respiratorio inferior) son las patologías contagiosas que causan más muertes en el mundo, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. Sólo las enfermedades cardiovasculares y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica causan más decesos a nivel global.
Las infecciones respiratorias más comunes son la bronquitis y la neumonía, aunque las muertes ocasionadas por la gripe también entran en esta categoría. En la mayoría de ocasiones los pacientes se curan gracias a un tratamiento con antibióticos, pero su altísima prevalencia hace que, en números absolutos, la mortalidad sea muy alta. En España, sin ir más lejos, este tipo de infecciones suponen, según la Organización Médica Colegial, entre el 14 y el 22% de las consultas de Atención Primaria.
2. Sida


Virus del sida. (Corbis)
Pese a los enormes esfuerzos realizados en las últimas décadas para detener su avance, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida sigue siendo la sexta causa de muerte a nivel global, y la segunda enfermedad infecciosa en términos de mortalidad. Entre 1990 y 2010 las muertes provocadas por el sida crecieron un 127% en el mundo desarrollado y un preocupante 439% en los países en vías de desarrollo.
Como explicaba en una entrevista en El Confidencial el doctor Asier Sáez-Cirión, uno de los más reputados expertos en VIH del mundo, justo cuando estamos más cerca de controlar la epidemia, nos estamos despreocupando de ella: “Hay una banalización gravísima de la infección. La gente piensa que el VIH, gracias al tratamiento, se ha convertido casi en una enfermedad crónica, y hay una relajación en ciertos comportamientos y actitudes como la protección en las relaciones sexuales”.
3. Enfermedades diarreicas
Sección de colon inflamado por colitis, una de las causas de diarrea. (Ed Uthman/Wikicommons)
La diarrea, que no deja de ser una alteración de las heces, es una de las principales causas de muerte en los países del Tercer Mundo, ya que está íntimamente asociada a la deshidratación, la malnutrición y la calidad del agua, que tiene un papel crucial en su transmisión. En la mayoría de los casos, la diarrea aparece debido a una infección ya sea por rotavirus (la principal causa) o bacterias. Su mortalidad es especialmente elevada en los niños, que pierden cantidades peligrosas de sales importantes, electrolitos y otros nutrientes.
La diarrea causa casi un millón y medio de muertes al año en los países en desarrollo y es la quinta causa global de muerte. En los países desarrollados ni siquiera aparece entre las 60 causas de muerte más comunes. La triste realidad es que el hambre y la sed son los verdaderos responsables de las muertes por diarrea.
4. Tuberculosis
Imagen de un pulmón infectado con tuberculosis. (iStock)
La tuberculosis es una infección bacteriana contagiosa que afecta principalmente a los pulmones, aunque puede contagiarse a otros órganos. Se trata de una de las enfermedades que más ha preocupado a los médicos durante toda la historia. Hoy en día su impacto se ha reducido enormemente en los países desarrollados (donde, aún así, causa 46.000 muertes al año), pero sigue golpeando con fuerza en el Tercer Mundo.
Se trata de una enfermedad que se contagia con relativa facilidad, por vía aérea, y no tiene un tratamiento sencillo, pues requiere largos periodos de exposición a varios antibióticos, algo que se complica debido al desarrollo de resistencias a los mismos.
5. Malaria
Un mosquito Anopheles Gambiae es el principal vector de la malaria en África. (Reuters)
La malaria es una enfermedad producida por los parásitos del género Plasmodioum, que transportan los mosquitos Se calcula que más de medio millón de personas mueren al año debido a ésta, la mayoría en el África Subsahariana. El 75% son niños.
Aunque la malaria se puede tratar de una forma relativamente eficaz gracias a los antipalúdicos, aproximadamente un 20% de las personas que contraen la enfermedad acaba muriendo. Por suerte el desarrollo de una vacuna eficaz está en una fase muy avanzada y es posible que podamos verla funcionar en los próximos años.
6. Meningitis

La rubeola, uno de los virus que causa meningitis. (CDC/Dr. Erskine Palmer)
En las dos últimas décadas el impacto de la meningitis ha disminuido notablemente en todo el mundo, pero sigue siendo una de las enfermedades infecciosas más peligrosas. Aparece cuando una infección (vírica o bacteriana) inflama las meninges. Progresa con mucha rapidez. Si no se trata a tiempo es mortal, por lo que su tratamiento tiene que ser inmediato, algo difícil de asegurar en el África Subsahariana, donde es la décima causa de muerte (a nivel global es la 29ª). La meningitis bacteriana se ha logrado erradicar en gran parte del mundo gracias a las vacunas, no así la vírica.
7. Hepatitis B aguda


Virus de la hepatitis B. (CDC)
Las infecciones del hígado causadas por el virus de la hepatitis B (que no fue descubierto hasta 1963 de manos del premio Nobel Baruch Blumberg) son las más peligrosas. La enfermedad se propaga al entrar en contacto con la sangre, el semen u otro líquido corporal de la persona infectada y, de nuevo, su presencia es mucho mayor en Asia y el África Subsahariana. En algunas zonas de África su prevalencia supera el 15%.
La hepatitis B cuenta con una vacuna eficaz, que reciben todos los bebes españoles en los primeros seis meses de vida. De la extensión de ésta por todo el mundo depende la erradicación de la enfermedad.
8. Sarampión
Células infectadas por el sarampión. (CDC/ Edwin P. Ewing, Jr)
El sarampión es una enfermedad que, gracias a las vacunas, está a punto de erradicarse en Europa y Norteamérica (causa menos de 100 muertes al año), pero que aún sigue teniendo un impacto importante en el Tercer Mundo. Es muy contagioso, afecta principalmente a los niños y no existe un tratamiento específico: en la mayoría de los casos acaba desapareciendo sin complicaciones con descanso y cuidados sintomáticos, pero en otras ocasiones la cosa se complica, la enfermedad provoca a su vez neumonía y encefalitis, y acaba siendo letal.
Dado lo fácil que es contagiar el sarampión, basta que una pequeña población no se vacune para que se dé un brote de la enfermedad, algo que ocurrió en 2005 en el estado de Indiana debido a un grupo de niños cuyos padres se negaron a vacunarles.
9. Sífilis
La bacteria Treponema pállidum, responsable de causar sífilis. (CDC / Dr. David Cox)
La sífilis es una infección de transmisión sexual que es muy difícil contraer por otras vías. El uso generalizado de preservativos provocó una disminución de su prevalencia en los países desarrollados, pero aún así sigue siendo frecuente, sobre todo en el África Subsahariana, el Sur de Asia y Latinoamérica. Al contrario que el sida, si se trata a tiempo, la sífilis tiene una cura relativamente sencilla que no deja secuelas, pero si no se identifica pronto puede llegar a provocar la muerte. En todo el mundo mueren al año más de 70.000 personas debido a esta enfemedad.
10. Encefalitis


La encefalitis es una inflamación del encéfalo. (Corbis)
La encefalitis es una inflamación del encéfalo que puede ser provocada por una gran variedad de bacterias, parásitos, hongos o virus. Normalmente, es sólo un síntoma de otra enfermedad, pero la encefalitis viral es la que puede resultar mortal en sí misma, causando la muerte en entre un 5 y un 20% de los casos, dependiendo del virus. Normalmente la encefalitis va a acompañada de la meningitis, pero también puede aparecer debido al arbovirus, la rabia, el sarampión o el VIH. En los países subdesarrollados es la 47 causa de muerte global, en los desarrollados la 92.

SINDROME DE ROKITANSKI-KUSTER-HAUSER

El síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser o agenesia vaginal es un cuadro clínico malformativo debido a trastornos severos en el desarrollo de los conductos de Müller consistente en amenorrea primaria en pacientes fenotípicamente femeninas, con ausencia de vagina y útero, pero con ovarios funcionantes.

Se acompaña de malformaciones esqueléticas, renales y de hernia inguinal, el diagnóstico se hace por lo general antes de los 20 años, por la amenorrea primaria y la incapacidad de penetración vaginal, los estudios complementarios que ayudan al diagnóstico son la ultrasonografía ginecológica-abdominal y transrectal, así como la resonancia magnético-nuclear, se debe indicar también survey óseo.

Desde el punto de vista terapéutico la paciente deberá ser atendida por un equipo multidisciplinario que contara además del medico general con el ginecólogo, urólogo, psicólogo, cirujano y por supuesto si es necesario el pediatra. Se corrige esta malformación con mejores resultados por técnicas incruentas o de dilatación, obteniendo una neovagina de unos 8-10 cm., con buena distensibilidad y calibre, así como lubrícable, se pueden encarar técnicas quirúrgicas para el tratamiento, que consisten generalmente en labrar un canal entre el espacio recto-vesical, con o sin asistencia de un revestimiento para la neovagina que va desde porciones de saco amniótico, sigmoides, piel o revestimiento cutáneo-mucoso de los labios menores, según las distintas técnicas quirúrgicas, que no están exentas de complicaciones postoperatorias, siendo las más frecuentes la infección de la neovagina, hemorragias, necrosis y fístulas.

PREECLAMPSIA

La preeclampsia, es una complicación médica del embarazo también llamada toxemia del embarazo o hipertensión inducida embarazo y asociada a elevados niveles de proteína en la orina. Debido a que la preeclampsia se refiere a un cuadro clínico o conjunto sintomático, en vez de un factor causal específico, se ha establecido que pueden haber varias etiologías para el trastorno. Es posible de que exista un componente en la placenta que cause disfunción endotelial en los vasos sanguíneos maternos en mujeres susceptibles. Aunque el signo más notorio de la enfermedad es una elevada presión arterial, puede desembocar en una eclampsia, con daño al endotelio materno, riñones e hígado. La única cura es la inducción del parto, una cesárea o aborto y puede aparecer hasta seis semanas posparto. Es la complicación del embarazo más común y peligrosa, por lo que debe diagnosticarse y tratarse rápidamente, ya que en casos severos ponen en peligro la vida del feto y de la madre. Se caracteriza por el aumento de la tensión arterial (presión sanguínea, hipertensión) junto al de proteínas en la orina (proteinuria), así como edemas en las extremidades.

"El deber más alto de la medicina es salvar la vida humana amenazada, y es en la rama de la obstetricia donde este deber es más obvio"

Ignaz Phillipp Semmelweis

Diseño descargado desde plantillas web gratis.